Por más títulos que tenga una persona, por más posesiones económicas que adornen su entorno, por más años de experiencia, o conocimiento, Nadie tiene derecho de humillar, menospreciar, herir, a alguien más. Todos somos hijas(os) del mismo ser creador.