Al llegar a los Estados Unidos cada viajero trae consigo más que el equipaje físico que le acompaña, todos cargamos un equipaje que pesa toda una vida, un equipaje que nos identifica, nos edifica y que hasta cierto punto nos ayuda a mantener los pies sobre la tierra.